domingo, 4 de diciembre de 2011

Serenity.

Ha llegado diciembre y todo aquello quedó hace muchísimo tiempo... Meses. Tantos como que ha pasado ya medio año… ¿Y pretendes que piense que todo eso fue NADA? Lo llevas crudo si pretendes también que piense que para ti ha pasado en vano, aunque si quiera me dediques una mirada de las de antes… ¿Por qué prefieres que quede tan solo en odio y rencor que no lleva a ninguna parte, solo a la pescadilla que se muerde la cola? Yo, después de mucho tiempo y esfuerzo, ya lo superé… Sí, parece que estoy hablando como si hubiese perdido a un familiar o algo parecido, alguien importante. Pero es que tu no fuiste algo pasajero, no fuiste un día de paso. Contigo viví momentos preciosos.

Todo lo que creamos se destruyó por culpa del odio ¿Por qué sigues permitiendo tu autodestruccion? Yo no te pido de nuevo tu amistad, sólo que seas capaz de mirar hacia atrás y poder sonreír con ternura como yo lo hago cuando pienso en aquellos domingos por la mañana, en aquel invierno… ¿Qué hay de malo en recordar momentos pasados aunque la historia acabara mal? Estos momentos siempre quedarán, ¿por qué intentas borrarlos? En estos meses que pasé lejos de ti he pensado mucho. Al principio también me mantenía con el mismo  rencor con el que tu me miras pero me di cuenta de que no merecía la pena. Si al fin y al cabo todo lo que vivimos no lo vas a poder olvidar, yo lo sé. ¿Por qué no mirarlo como lo miro yo? No pretendo que todo sea como antes. Seamos realistas. Eso ya no puede ser, pero, ¿por qué encontrarse,  cruzar la cara hacia otro lado y hacer como si nada?¿Por qué tratarse como completos desconocidos? Aunque si tan solo me tratases como a una desconocida al menos te dignarías a soltar un simple “hola”cuando me vieses.

Si sólo me dejaras hablarte unos minutos te daría las gracias a pesar de lo duro que fue todo: Por haberme hecho sentir todo lo que me hiciste sentir, aunquea veces pensara que todo era una mentira; por llenarme de besos, abrazos y de risas. Por inspirar mi música y por ayudarme a darme cuenta de qué era lo que yo realmente quería. Por ayudarme a hacerme más grande. Pero sobre todo por formar parte de mi vida. Yo ya he dejado a un lado la parte negativa del asunto. Haz lo que quieras, pero si después de tantos meses me dirijo a ti de nuevo es porque quiero que experimentes lo que yo experimento al pensar en ti, que disfrutes de la paz que uno siente al no guardarle rencor a una persona a la que quisiste aunque fuera tan solo un poco. Y si alguna vez te hice daño con alguna de mis palabras también quiero aprobechar para pedirte perdón. Porque creo que nunca es demasiado tarde para decir lo que estoy diciendo.



viernes, 4 de noviembre de 2011

Cartas desde el círculo polar - Carmen Boza

Cartas desde el círculo polar, notas desde los infiernos, chocolate entre los besos, una vida a medias, una media vida y un final de los que no me gusta imaginar. Plato de buen gusto para nadie, encontrarse de repente con los miedos frente a frente y lucharlos sola porque que ya no hay nadie y matar las ganas de acabar este viaje. Me cuesta creer que me mentías cada vez que me decías que me amabas sin medidas. ¿Qué fue de los besos que gritaban, los susurros que besaban mis canciones con poesía? Que todo lo que tuvimos, todo lo que construimos no ha acabado en más que una derrota. Conteniendo el alma y las verdades, no todo se acaba aunque tú acabes. Mira no me quedan fuerzas para engañarte, te has llevado casi todo, lo que quise regalarte… Pero no me hundo, que un tiempo está a parte, comprendí que lo mejor aún queda por delante. Yo que en realidad no puedo odiarte, no queda nada por mi parte y ahora demoré tu viaje y te echaré de menos, pero estás de más. Ya no hay sitio para dos en este mi equipaje. Me cuesta creer que me mentías cada vez que me decías que me amabas sin medidas. ¿Qué fue de los besos que gritaban, los susurros que besaban mis canciones con poesía? Que todo lo que tuvimos, todo lo que construimos no ha acabado en más que una derrota, conteniendo el alma y las verdades no todo se acaba aunque tú acabes.

martes, 25 de octubre de 2011

The greatest thing you'll ever learn is just to love and be loved in return.


Moulin Rouge, minuto 4:25.
Christian (Ewan McGregor) nos ofrece la frase lapidaria: “La mujer que yo amaba está... Muerta.”
La película dura 2:02:35.
¿Por qué seguimos viendo la película? Sabemos lo que va a pasar, y a no ser que tengas alguna tendencia masoquista-sentimental, sabes que no te va a gustar. El principio de la historia anula cualquier esperanza de un final feliz. A pesar de ello, Moulin Rouge es una película mítica y creo que nadie que conozca me ha dicho que no le gusta.
El hecho de que veamos a Nicole Kidman y su compañero haciendo canturreos aunque sepamos que ella va a dejar de hacerlos pronto guarda una extraña analogía con muchas historias de amor, reales, que surcan nuestras vidas.
Todos buscamos amor. Expresado de cualquier forma y por cualquier fuente: buscamos la aprobación de nuestros padres, una sonrisa sacada de un chiste malo, una mirada cómplice al otro lado de la barra de un bar, reconocimiento personal,…
Sin embargo, también somos seres horriblemente racionales, y muchas veces no podemos evitar oír esa vocecita en el fondo de nuestra mente, esa que nos dice “no va a funcionar” Sabes que la persona que hay frente a ti no va a estar a tu lado en el altar y ni siquiera en el sofá cuando pasen un par de meses. Sabes que la mañana, la rutina o vosotros mismos vais a apagar esa chispa que nunca llegó a encender la leña. Esa no es LA persona, y cruzar vuestros caminos no va a aportar nada relevante, incluso nada bueno, a vuestras vidas.
Pero a pesar de ello nos lanzamos. Mandamos a Pepito Grillo a tomar por… e iniciamos una relación sabiendo aproximadamente su fecha límite. ¿Por qué? Si al final uno como poco, y casi siempre los dos, vais a sufrir. El amor se va a acabar y tú vas a acabar recogiendo los trocitos de tu corazón llorando con tu almohada mientras te preguntas si realmente ha merecido la pena.
Y es entonces cuando debemos pensar que, como en las buenas películas, los piratas nunca encuentran a la primera la X que indica el lugar. Antes tienen que pasar por torbellinos, zalameros cantos de sirena y continuos pasos en falso.
Por eso vemos Moulin Rouge. Porque, aunque sea sólo por un efímero e ilusorio momento, lo más grande que te puede suceder es que ames y seas correspondido.


Escrito por : Jorge Rodríguez Revilla.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Confianza.

Erase una vez tres amigos que siempre estaban juntos. Iban juntos a todos lados. Ellos eran el agua, el fuego y la confianza. Un día que salieron a dar un paseo, hablando, el agua le dijo a sus amigos "Chicos, si algún día me perdéis, buscadme entre las flores, en los bosques. En cualquier sitio donde haya humedad me encontraréis.", con lo que el fuego también dijo "Pues a mí, si algún día me perdéis, buscadme donde haya humo y donde haga mucha temperatura. Allí me encontraréis.". Seriamente la confianza le dijo a sus amigos "Pues a mí, mejor que no me perdáis, porque si me perdéis, nunca más me volveréis a encontrar.".

martes, 4 de octubre de 2011

More than words.


"Te quiero" no son las palabras que quiero oír de ti. No es que no quiera que las digas, pero si tan solo supieras lo fácil que sería que me mostraras lo que sientes. Más que palabras, es todo lo que tienes que hacer para hacerlo realidad. Luego no tendrías que decir que me quieres porque ya lo sabría. ¿Qué harías si mi corazón se partiera en dos? Más que palabras para mostrar que sientes que tu amor por mí es verdadero. ¿Qué dirías si quitara esas palabras? Luego, tú no podrías hacer las cosas sólo diciendo "Te quiero". Ahora he tratado de hablarte y hacerte entender. Todo lo que tienes que hacer es cerrar tus ojos y sólo extender tus manos y acariciarme. abrázame fuerte, nunca me dejes ir. Más que palabras es todo lo que siempre he necesitado que muestres. Luego, tú no tendrías que decir que me quieres porque ya lo sabría.


Más que palabras.






Haters don´t really hate you, they hate themselves cause you´re a reflection what they wish to be...

lunes, 26 de septiembre de 2011

Todo lo que tenga que ser, será.

Jamás olvides que tu vida es más grande que tus miedos, que tus fuerzas son mayores que tus dudas y, aunque tu mente está confundida, tu corazón siempre sabrá la respuesta con el tiempo. Lo que hoy es difícil, mañana será un desafío superado. Pelea por lo que realmente quieres y ten la virtud de saber esperar, porque todo lo que tiene que ser, será.

domingo, 28 de agosto de 2011

Todo lo que tenía que hacer.


Cómo era esa frase... ¡Ah, sí! "Nadie es perfecto" Y sí, es cierto... Todos cometemos errores, unos más y otros menos, pero al fin y al cabo todos lo hemos hecho mal alguna vez. Pero, ¿sabes qué? Que no me importa equivocarme, porque también hay otras famosas frases que dicen que "de los errores se aprende" y que "rectificar es de sabios" Y creo que yo he aprendido muchas cosas de mis errores, incluso más de lo que te puedas imaginar. Es más, he rectificado, o al menos lo he intentado... y si lo he 
hecho más tarde que pronto, no importa, "más vale tarde que nunca".







Gratitud.

Te quiero,  no porque he aprendido a decírtelo,  no porque el corazón me sugiera  estas palabras.  Te quiero porque has entrado en mi vida más que al aire en mis pulmones,  más que la sangre en mis venas.  Has entrado donde nadie podía entrar,  cuando nadie podía ayudarme,  cada vez que nadie podía consolarme. Todos los días te he hablado.  Todas las horas te he mirado,  y en tu rostro he leído la respuesta,  en tus palabras la explicación,  en tu amor la solución.  Te quiero porque durante muchos años has vivido conmigo y yo he vivido de ti.  Concédeme estarte agradecida -al menos un poco- durante el tiempo que me queda,  por este amor que has derramado en mí y que me ha obligado a decirte: TE QUIERO.


miércoles, 6 de julio de 2011

SONRÍE. 021107


Todo se complica. Cada vez las cosas son más difíciles. Mensajes, comentarios… Cosas que duelen y cosas que duelen lo más grande. ¡Pienso en tantas cosas! ¿Quién merece la pena? ¿Tres? ¿Cuatro personas?

Llega un momento en el que tengo que replantearme TODO. A la hora de la verdad siempre está quién estuvo SIEMPRE. Pero a pesar de todo el apoyo que pueda tener, no despierto nunca de esta pesadilla y llevo mucho más de una semana así…

¡Que salga el sol! ¡Que vuelva a sonreír! ¡Que vuelva a ser yo! Tengo muchos sentimientos aquí dentro. Sentimientos de todo tipo. Intento evadirme de todo con simples distracciones, con cosas que no merecen la pena… Remplazarte, ¿remplazarme? Yo creo que no, y si se intenta es lo peor.

SOMBRAS, sombras, SOMBRAS, sombras, SOMBRAS, sombras, SOMBRAS, sombras, SOMBRAS, sombras. Estoy cubierta por una gran sombra. "¿Por qué nadie me saca?" Quizás estoy en el error de pensar que alguien me tiene que ayudar. Si alguien quiere ser feliz, tiene que ser feliz por sí mismo, aunque, a pesar de que lo seas por ti mismo, tengas cosas que te ayuden a serlo.

Pensaba que los recuerdos me hacían feliz. Recuerdos inolvidables junto a él, pero ¿de qué sirve todo eso si el recordarle me hace más daño y me entristece mucho más?

Sé que la felicidad me da la espalda en estos momentos, pero algún día, no sé si dentro de dos meses o dentro de dos años, la FELICIDAD me tocará y me volverá a sonreír. Porque estoy convencida que después de una mala racha hay una buena, que después de la tormenta, llega la calma. La vida me ha enseñado eso.

Intento curar heridas, heridas profundas, heridas de un primer amor. Un amor que no se olvida aunque uno mismo quiera. No sé cuánto tiempo tendré que esperar, sólo sé que TODO lo que me propongo lo consigo, porque alguien me enseñó a luchar por lo que uno quiere. Sé que no tengo NADA claro. Sé que a veces estoy muy animada y en otras ocasiones me derrumbo. Sé que ahora mismo soy de lo más inestable. Pero todo a su TIEMPO.


P.D.: Sonríe, llorar es demasiado fácil.

martes, 5 de julio de 2011

021107




Te despiertas por la mañana y notas que algo te falta... Quizás sabes qué es, quizás no... Abres aquella caja, en la que tantos recuerdos caben, y encuentras dibujos, cartas... todo PASADO.

Sientes una mezcla de sentimientos. Algunos bonitos, otros de añoranza. Sientes algo de tristeza y algo de alegría. Y pensar que todo aquello se acabó... Que ya "hola" y "adiós"... o ni eso. Que lo ves por el pasillo y ni un cruce de miradas. Que escribes un mensaje con todo el cariño del mundo esperando a que te contesten y tampoco.

Con todo lo que fue y de la noche a la mañana SE ACABA. Ciertamente, da PENA. ¿Crees que no me acuerdo cada día de ti? Necesitaba hacer esto. Puede que simplemente lo ignores. Lo entiendo, sólo es una simple paranoia de una niña que de vez en cuando piensa las cosas...

sábado, 2 de julio de 2011

Paciencia.

Sólo un poco de paciencia. Aún estoy herida por un amor que perdí. Siento tu frustración pero en algún momento todo el dolor se detendrá. Sólo sostenme en tus brazos esta noche, no seas demasiado duro con mis emociones porque necesito tiempo. Mi corazón está insensible, no tiene sentimiento. Así que mientras aún estoy curándome, sólo trata de tener un poco de paciencia.

Patience - Take that.

lunes, 20 de junio de 2011

CONTIGO HASTA EL FINAL. Capítulo 1.


Era 14 de septiembre de 2007 cuando Marta bajaba sonriente las escaleras del dúplex donde vivía con sus padres. Se tomó su zumo y sus dos tostadas con aceite de oliva, se lavó los dientes, cogió la mochila y se fue con tiempo de sobra al instituto a pié, pues apenas se tarda 15 minutos en llegar. Además, casi ni fue sola ya que a medio camino había quedado con Carol, su mejor amiga. Marta era una diecisieteañera guapa, morena, alta, estudiosa, sociable y sobre todo una chica muy alegre. Precisamente ese día, era el primer día de clase. Empezaba un nuevo curso, 2º de bachillerato, por lo que estaba algo revolucionada al pensar que iba a ser un año duro. También tenía ganas de ver a sus amigas después de todo un verano sin verlas aunque con Carol ya había quedado algún que otro día para ir a las rebajas y para tomar algo. Quería contarles cómo le había ido con su familia en el crucero por el Mediterráneo, la visita a casa de sus abuelos y sobre todo una noticia de última hora que hasta Carol, a la que siempre que tenía un bombazo informativo la llamaba aunque estuviese en la otra punta del mundo, desconocía: había cortado con Eric. Él era el típico chico al que le gustaba tontear con las chicas y también que éstas anduviesen detrás suya a pesar de estar “ocupado” ya. Marta de celosa tenía lo justo y  lo necesario, pero alguna peleilla tuvieron durante su noviazgo.


Cinco minutos después de haber salido de casa, al fin Marta se encontró con Carol. Nada más verse las dos de lejos, echaron a correr la una hacia la otra hasta encontrarse y darse un abrazo tan fuerte que por poco se quedan sin respiración.

-          ¡Caroooool! ¡Qué alegría!
-          ¡Marta!
-          ¿Cómo estás?
-          Yo genial. Tengo que contarte muchísimas cosas. ¿Tú qué tal?
-          Yo bien, aunque alguna que otra novedad te tengo que contar.
-          ¿Ah, sí? ¿Sobre qué?
-          Mmm… a ver- dijo en voz muy bajita - prefiero contároslo a todas de golpe y así me ahorro contarlo  cincuenta veces que ya bastante me va a costar.

Carol se quedó alucinada y con cara extraña y levantando una ceja contestó con un simple “de acuerdo chica”. Siguieron caminado hasta llegar al instituto, mientras charlaban de cosas varias. Puesto que no vieron ni a Paula ni a Julia en la puerta, se dispusieron a entrar para ir mirando las listas dónde indicaban qué clase le habían asignado a cada una y de paso cotillear. No encontraban la dichosa lista que les correspondía. Hasta que poco antes de poder encontrarla, a Carol y a Marta les taparon los ojos dos manos a cada una. Cuando quienes les taparon los ojos formularon la típica frase “¿quién soy?”, Marta y Carol se dieron la vuelta y empezaron a chillar.

-          ¡Paula, Julia! – gritó Marta.
-          ¡Julia! ¡Qué guapa estás! ¡Me encanta lo que te has hecho en el pelo! – exclamó Carol.

Julia se había cortado como veinte centímetros de su largo y rubio cabello teñido. Ella reconocía que se lo teñía pero porque lo quería tener igual de rubio que cuando era pequeña. Y ahora lo tenía por los hombros, a capas y con las puntas hacia fuera como si tuviesen electricidad pero realmente estaba muy “cool” como suele decir Paula, y ahora se lo había teñido de color caoba, color que le quedaba fenomenal con las pequitas de sus mejillas y sus enormes ojos color verde agua.

-          Es mi nueva obra de arte – dijo airosamente Paula.
-          Es que me aburría de tenerlo siempre igual y como Paula hace cosas fascinantes con el pelo, me dejé en sus manos. No podéis imaginaros qué alivio sentí cuando vi que no me había hecho un estropicio- dijo entre burlas Julia.
-          ¡Oye! ¡Encima que te arreglo el pelo!- saltó Paula medio picada.
-          Que es broma, tonta…

Mientras tanto, Marta y Carol se reían de la conversación que estaban teniendo aquellas dos locas que tenían por amigas. Pocos minutos después de conversaciones disparatadas se pusieron en busca de la lista que le correspondía a cada una.

-          Chicas, he encontrado la mía. Estoy en 2º B – dijo Marta que siguió mirando su lista – también estáis tú y Julia – le dijo a Carol.
-          ¡Mierda! – exclamó Paula -  estoy en 2º C, totalmente apartada de vosotras.
-          Bueno Paula, es normal. Tú estás en Salud y nosotras en Sociales. Era muy poco probable que cayésemos en la clase híbrida. Conociéndonos los profesores a nosotras, es normal que no nos quieran juntas. No dejaríamos dar clase.
-          Ya, Julia. Pero no es justo – refunfuñó Paula mientras seguía observando su lista – encima el imbécil de José también ha caído en mi clase.

José era el ex de Paula. Le dejó porque según ella estaba a todas horas encima de ella y era demasiado “empalagoso”. Cortó con él el año anterior y para colmo, él que era de sociales se había pasado a salud ese nuevo curso. Paula ya lo sabía pero esperaba que cayera en la clase en la que estaban mezclados los de Salud y Sociales. Paula lo quiso mucho pero ella es muy independiente y necesita su espacio, las relaciones no le duraban mucho. Sus amigas piensan que se agobia con nada y eran de la opinión de que José seguía coladísimo por ella y alguna vez le habían dicho que le diese una oportunidad al chico pero Paula se negaba e intentaba cambiar rápidamente de tema. Aunque cuando no lo hacía solía enfadarse. Por eso las chicas esta vez prefirieron no decirle nada.

Pasadas las tres primeras horas de clases, las chicas se encontraron en el recreo. Exactamente en el mismo banco de siempre. Cada una empezó a contar su maravilloso verano, sus ligues, los amigos que habían hecho en cada sitio que habían estado. Mientras, todas escuchaban lo que cada una iba contando con atención pero Marta aún no había contado más que una breve anécdota que había vivido en el campo con su abuela Clara y sus manos empezaron a sudar nada más caer en la cuenta de que sus amigas no tardarían nada en preguntarle por Eric. Su corazón, sin saber por qué empezó a acelerarse hasta que sintió que su respiración se cortaba por unos instantes cuando escuchó a Carol decirle:

-          Bueno Marta, esta mañana me dijiste que tenías que contarnos a todas una novedad. ¿A qué estás esperando para contárnosla?
-          ¿Ah, sí? Venga Marta. Suelta por esa boquita.
Marta mientras, callada, intentaba recuperar la respiración.
-          Venga di, ¿sobre qué es? ¿O sobre quién? ¡Venga cuéntalo de una vez! – exclamó Paula intrigada.
-          A ver… Eric y yo lo hemos dejado. Bueno, mejor dicho yo a él.
-          ¿¡Cómo!? – se escuchó al unísono en el patio.
-          ¿Pero qué ha pasado? Muy gordo tiene que haber sido con lo bien que estabais.
-          Pues sí Carol, y tanto… Como que me puso los cuernos…
-          ¡Qué cabrón! – dijo Paula - ¿Sabes con quién? Qué asco de hombres… - Paula no  estaba pasando tampoco por una buena racha.
-          Pues con  Ángela. Su vecina de encima. Por lo visto salieron juntos con sus respectivos amigos una noche de fiesta al Eleven y… pues… eso. Pero encima no fue solo esa noche sino que siguieron viéndose a escondidas.
-          ¿Y tú cuándo y cómo te enteraste de todo eso?
-          Me enteré hace dos o tres semanas. ¿Te acuerdas de Luis, ese amigo de Eric con el que te intentamos liar? – le preguntó a Julia.
-          ¿Cómo olvidarlo? – soltó junto a una breve carcajada irónica.
-          Pues él lo sabía todo, incluso los vio y se sentía mal ocultándomelo, por muy amigo que fuese de Eric. Y bah… ya os podéis imaginar lo mal que ha acabado todo esto, ¿no?
-          Marta, ¿por qué no nos has dicho nada?
-          Porque… en realidad no sé el por qué exacto. No sé, lo pagué todo saliendo al parque a correr, nadando y, en definitiva, haciendo mucho deporte. No tenía ganas de hablar del tema.
-          Pero sabes que puedes contar con nosotras siempre – dijo Paula.
-          Ya pero… No sé chicas…

De pronto Marta rompió a llorar escondiendo su cabeza entre sus rodillas. Las demás, atónitas por la bomba informativa solo pudieron callar y abrazarla. Era la primera vez que veían a Marta tan destrozada. Ella lo amaba con locura y sin embargo, él la había engañado con una facilona. Pero a los pocos minutos Marta levantó la cabeza, miró a sus amigas y comprendió por qué consiguió sonreír esa misma mañana bajando las escaleras: por ellas, porque en el fondo sabía que ellas nunca le fallarían y entre el sonido de la campana que las obligaba a meterse de nuevo en clase, lágrimas y abrazos, se esbozó una leve sonrisa en la cara de Marta.






viernes, 17 de junio de 2011

Nunca pensé que podría estar de acuerdo en algo con Lady Gaga.


"Algunas mujeres optan por seguir a hombres. Otras, por seguir sus sueños. Si dudas qué camino seguir, recuerda que tu carrera nunca te despertará de la cama para decirte que ya no te quiere más."                      Lady Gaga.

lunes, 6 de junio de 2011

Dos palabras no son nada.


¿Hola? ¿Hay alguien ahí? ¿Puedes escucharme bien? No. Te he preguntado que si me escuchas bien, no si simplemente me oyes. No es lo mismo, ¿sabes? No es lo mismo que oigas mis sermones, que sé de sobra que te aburren, que el simple hecho de prestarles verdaderamente atención. Que no te los echo por amor al arte, que lo hago porque creo que los necesitas. No todo tiene que ser porque sí. Pero cada vez voy desistiendo más y más, cada vez le veo menos sentido…  No me gusta ver cómo alguien a quien quiero y que está en la edad de madurar y de crecer como persona se deja arrastrar por la gente y decrece, empequeñeciéndose con pueriles y malas actitudes. No me gusta ver cómo andas hacia atrás cual cangrejo. Y es que ya no eres aquel niño agradable y amable que conocí aquel enero, ese chico en el que pude confiar un día, ese con el que me encantaba tener pequeños detalles sin esperar nada a cambio, tan solo una sonrisa o una mirada de complicidad. Ya no eres aquella persona que tanto aprecié en su día. Y quizás ese haya sido mi problema. Quizás me haya equivocado, quizás te haya pedido demasiado al decirte que hablásemos las cosas serias cuando había que hablarlas, y es que tan solo eres un niño. Un niño al que no se le puede pedir más responsabilidad que confiarle algo con el fin de que no se desvanezca. Pero lo más triste llega cuando ves que lo más simple, pero no por ello menos importante, que tienes, que es su confianza en él, se desvanece también junto a sus promesas y más cuando ves que a dicha persona le resbala tal suceso; darte cuenta de que sus palabras se las llevó el viento, que estas se escapan por su boca con la misma facilidad con la que se le quita un caramelo a un niño pequeño. Y, ¿sabes otra cosa más? Las palabras no son un simple conjunto de letras, tienen su significado y las mismas palabras que salen por tu boca, para ti se las puede llevar el viento pero para mí hay palabras que llegan al alma y la parten cuando no las sientes ni las comprendes verdaderamente. Porque dos palabras bonitas no son suficientes para demostrar su verdadero significado, porque desconoces totalmente el significado del verbo “AMAR”.


Esto no es para nada un ultimátum, todo lo contrario, esto simplemente es mi voz interior que quiere hablar y expresarse ya puestos  a que huyes a la hora de la verdad y me quedo hablando sola con las paredes, aunque, sinceramente, tampoco me merece la pena hablar mucho contigo ahora con esos aires bipolares que te traes desde estos meses atrás. Es más, esto no tendría sentido en el caso de que fuese dirigido a ti, pues mi real intención sería hablar cara a cara y mantener una conversación fluida y madura. Quizás lo escriba aquí ya que dicho grado de madurez tardes mucho o tal vez nunca llegues a alcanzarlo… Quedarán siempre muchas cosas por saber, secretos que en nuestra vida jamás llegaremos a conocer y desvelar pero lo que está más que claro es que eres como un niño pequeño gigante al que las palabras “TE AMO ” le quedan demasiado grandes.

martes, 10 de mayo de 2011

Drogas y amor.

El amor es tu droga, amas la droga, amas drogarte, amas a un drogadicto. El amor te hace sentir drogada, tienes ambas cosas, te faltan las dos, cambias amor por drogas o viceversa...


martes, 3 de mayo de 2011

Disconnect, de Anabel Vaz.

Parece que mi mundo oscila armónicamente. Bajadas y subidas constantes en todos los ámbitos. Desde luego, hace ya tiempo que deseché la supuesta teoría de la montaña rusa porque lo mío parece ser algo más físico y predecible: un movimiento armónico simple. Y bueno, ahora empiezo a cuestionarme eso de “armónico” porque, la verdad, no inspira ni trae nada de armonía a mi vida; y eso de “simple” porque, cada día, me parece más complicado lo que me pasa.

Obviamente, esta forma de estar y, en definitiva, de vivir, no me gusta nada. Sinceramente, es un mal estar que mata. Definitivamente, mi vida parece desbordarse porque mis lágrimas no dan más de sí, sólo corren. Y es que tengo que reírme porque todo es demasiado cómico. Ayer tenía una vida perfecta y hoy…, hoy mejor no saber qué tengo. No siento más que miedo ante la tortura que me toca vivir. Poco a poco, voy sabiendo cuándo viene lo malo, pero cuando viene sin aviso…, entonces, no me queda más que llorar a ciegas del mundo.

Y hoy me tocó desconectar de todo. De mí, de ti, de mi vida, de la tuya, del mundo, de nuestro mundo y del de ellos. Sé que suena bastante cobarde pero ya no puedo más. Creo que necesito un poco de aquella marea que sube, quizás un poco de su aroma o, incluso, un poco de su arena. No sé, quizás sólo necesite perderme unos días y dejar de existir ante todo. Dejar de respirar hasta que este infierno de frío mármol deje de calarme por dentro. En definitiva, y según he consultado por ahí, hoy lo mejor es desaparecer. Después de todo, mañana será otro día.

~ Anabel Vaz. ~

P.D.: hoy me siento como tú, amiga mía.



domingo, 24 de abril de 2011

Imaginación: ¿virtud o defecto?

¿Cuántas veces habremos dado rienda suelta a nuestra imaginación y habremos fantaseado con todas aquellas circunstancias que nos encantaría que nos pasasen? ¿Cuántas veces habremos soñado despiertos en clase de biología, mirando aparentemente con atención al profesor mientras explicaba cómo calcular el balance energético de un átomo de glucosa, o sentados en un autobús urbano mirando hacia el vacío mientras realmente pensábamos en esa persona, en ese lugar, en ese momento cambiando su final por uno mejor? ¿A caso es malo todo aquello que provenga de nuestra imaginación?  En caso negativo, ¿todo aquello es bueno? ¿Es la imaginación una virtud o un defecto? Cierto es que de nuestra imaginación proviene todo lo artístico, desde la poesía, pasando por la pintura, la fotografía hasta llegar a la danza. Todo un cóctel de palabras, colores, luces y de movimientos que, organizados de una manera determinada, forman un todo. Un todo bello, armonioso, capaz de transmitir algo maravilloso, como una pintura consigue meterte en un espacio, incluso en un tiempo; como puede transmitir vida la fotografía de un niño del tercer mundo sonriendo, como las palabras de Antonio Machado presentaban ese patio como recuerdo anhelante de su infancia y como una bailarina con sus elevès te hace sentir volar. El cantautor escribe y compone sus canciones, el pintor plasma sus lienzos, el escritor compone poesías, escribe obras teatrales o narrativas o incluso escribe alguna que otra greguería si es posible, la bailarina monta e improvisa sus coreografías y el fotógrafo, siempre con su cámara, sabe mirar el mundo desde otras perspectivas. Perspectivas de lugares nuevos o de lugares en los que había habitado anteriormente e incluso con frecuencia pero que nunca se había parado a observar con detenimiento. Todos ellos se apoyan en su imaginación para expresarse, para comunicarse, en definitiva, para canalizar sus sentimientos, pero no podemos dejar a un lado el hecho de que la imaginación a veces también nos juega malas pasadas. Muchas veces sobrepasamos el límite e incluso llegamos a confundir posteriormente lo que verdaderamente es fantasía o realidad, y llegamos a la total confusión. Si no aprendemos a utilizar nuestra imaginación, podemos salir perdiendo, o lo que puede salir perdida puede ser nuestra cabeza o quién sabe si otra parte del cuerpo, como fue el caso de Van Gogh. Sí, lo sé. Suena disparatado, pero estamos hablando de la locura, ¿qué podrías esperar? ¿Cuántos artistas conoces que por no saber aprovechar o manejar sus virtudes se dieron a la bebida  y malgastaron sus vidas y cuántos, de los cuales era imposible pensar que saldrían de su miseria, salieron gracias a dichas virtudes? Pero, bajo mi punto de vista, esto depende también de factores externos, aunque no dejen de ser  hechos. Y por esto mismo, mi conclusión de todo esto es que, sin duda, la imaginación es una virtud aunque pueda llegar a ser un defecto en su mal uso. Pero de lo que no cabe duda es que saber usarla es todo un arte.



martes, 19 de abril de 2011

Buenos días, cariño.

A lo largo de nuestros días presenciamos una serie de sucesos que, de un modo u otro, sabemos que cambian el rumbo de nuestras vidas, pero lo que no sabemos es si cambian para bien o para mal, si lo que nos pasa es por buena o mala suerte, si la manera en la que estamos actuando es la correcta o la errónea. He pensado mucho en este tiempo, erróneamente, eso sí lo tengo claro. Erróneamente al pensar que sin él no era nada. Erróneamente al pensar que fui yo la que hizo mal. Erróneamente en todo lo relacionado con él y conmigo. Pero de lo que estoy segura es de que todo eso no fue así, si no al revés, y que ya no queda ni un gramo de lo vivido en ese tiempo en mi corazón, que como ya te digo, es pasado. Segura de que ha sido tiempo perdido y de que no ha merecido la pena para nada, que lo que merece la pena realmente eres tú. Porque tú tienes dos dedos de frente y buscas siempre lo mejor para los dos, porque de veras escuchas y eres humilde cuando de verdad hay que serlo. Porque eres la persona que siempre he querido conocer y porque te has convertido en mi mejor amigo. Tú, alguien por quien merece luchar contra lo que venga y por quien robarle un rayo al sol del mediodía. Tú, quien acariciándome el pelo me despierta por la mañana y me lo veo observándome tumbado en la cama, quien me sonríe y me besa en los labios reponiéndome las pilas de energía y quien, antes de tener yo que dar un brinco de la cama y salir corriendo a trabajar, me dice: “Buenos días, cariño.”

martes, 12 de abril de 2011

No me da vergüenza.

No me da vergüenza. No me da vergüenza decir en voz alta las barbaridades que por mi cabeza pasan, gritar cada vez que me siento frustrada, ser una loca que camina por la calle mirando al cielo, cierra los ojos, respira profundo y sonríe por el simple hecho de ser feliz contigo. No me da vergüenza decirte que te quiero aunque a veces parezca que esté prohibido decirlo. No me da vergüenza besarte entre la multitud que nos rodea y nos mira, que sea un secreto a voces.

domingo, 10 de abril de 2011

NICE TO MEET YOU.

No me eches cuenta. No te quedes en lo externo, en lo que te estoy mostrando. Pasividad, ignorancia, malas caras, etc. No son más que una mera tapadera que esconde todo lo que siento. Y al escribir esto solo estoy demostrando que soy una idiota. Una idiota que muestra el polo negativo de la realidad, que te esquiva cuando lo que más espera es que vuelvas otra vez a abrazarla, que se siente desprotegida sin tu presencia, que quiere hablar las cosas para poder al menos zanjarlas y se aparta y hace como la que no quiere saber nada por impotencia, de la cual desconoce su origen…  Pero no es posible, tal vez sea porque yo me lo proponga, porque todo esto no lleva a ningún camino que no acabe en un precipicio de 1000 metros de altura. Dímelo tú, ¿acaso tú crees que sí? No, ¿verdad? Olvídalo todo, y empecemos de nuevo pero sin tener que retornar al mismo camino.
-¡Hola! Yo soy Mari Luz, ¿y tú?


lunes, 4 de abril de 2011

SOMEONE TO LOVE WITH MY LIFE IN THEIR HANDS.


Cada beso es algo nuevo. Son diferentes sensaciones que me dejas porbar cada día. Son revoluciones por minuto, el hormigueo que me recorre la tripa cuando un avión despega y la adrenalina que siento recorrer mi cuerpo descendiendo desde la cumbre de una montaña rusa. Son los causantes del sudor de mis manos y de los incontrolados latidos de mi corazón. Son el sentir el aroma de las flores impregnada en mi pituitaria y el casi poder saborearlo; el sentir la arena caliente entre los dedos de mis pies. Tus manos son como la brisa marina, que roza mi cara y ondula mi pelo y el viento que recorre todo mi cuerpo. Tus brazos los que me estrechan contra tu pecho y me resguardan del frío del crudo invierno, son protección, el paraguas que me resguarda de la lluvia. Tu presencia es bienestar, como el de una mañana soleada de primavera enredada entre las sábanas de tu cama y con tu pecho como almohada.



sábado, 12 de marzo de 2011

Noche de tormenta.

Noche de tormenta. Todo empieza cuando, sentada bajo  un soportal, miras al suelo. Lo ves seco y al cabo de pocos segundos ves  un río que recorre toda la calle. Te encanta quedarte así  de hipnotizada, como cuando miras embobada el fuego de la chimenea o cuando miras el cielo tumbada en el césped buscando qué formas tienen las nubes. Así como las películas de terror y las de comedia-musical, cantar y bailar. Pero lo que más te gusta es hacer todo eso con él. Discutir si una nube tiene forma de rata o de dragón, pelearos infantilmente y resolverlo con un ligero  beso en los labios que te diga “Te quiero así, cabezota como eres”; que se quede dormido encima de ti en el sofá y bajo la manta, mientras tú observas ese fuego que se te hace aun más cálido, bailar sin música de fondo con él en medio del parque mientras los demás adolescentes se ríen, los  adultos pasan como si nada aunque algunos os toman por locos y los ancianos os miran con cierta ternura. Te sientes fuerte cuando cantáis al unísono esa canción que os encanta de vuestra película favorita pero más que te cante al oído canciones que dejan ver entre líneas cualquier anécdota que habéis pasado juntos y que os hace reír; y sabes que aunque a veces  lo odies, siempre querrás que esté ahí para pegarte sustos durante las películas de terror y reírse de cómo te asustas. Y son días como el de hoy, que bajo la lluvia y los soportales, mirando cómo la lluvia cae, te enamoran más que cualquier día de playa viendo una puesta de sol o el estar  tumbados en el césped un domingo de primavera, porque él, está ahí contigo, protegiéndote de cada trueno que cae repasando tus hombros con su brazo, recogiéndote durante la leve lluvia bajo su paraguas, diciéndote las dos palabras más bonitas de este mundo que si no fueran dichas de la manera en que él mejor que nadie sabe hacer, perderían su verdadero  sentido y significado: “ Te quiero”.


lunes, 7 de marzo de 2011

La República Independiente de mi vida.

Últimamente, me despierto por la mañana, repito la misma rutina uno y otro día, y al final de este siempre me pregunto si lo que estoy haciendo es lo que debería hacer, si mi función en esta vida es esta o es algo que se me está imponiendo indirectamente, si mi sitio verdaderamente es este o está en la otra punta del mundo. Siempre he tenido mis ideas claras pero estoy llegando al punto de la desesperación, de no saber ya si hacer tal o hacer cual, de no saber si debo esperar y meditar cómo dar mis pasos o de actuar de inmediato con la posibilidad de pegarme el batacazo. Pero me he dado cuenta de que me estoy convirtiendo en una cobarde que no se atreve a saltar del precipicio de la vida y arriesgarse a perderlo todo, que solamente piensa que lo más probable sea que acabe en fracaso sin plantearse si quiera la mínima posibilidad de acierto, pero  no es nada fuera de lo común pensar así cuando a lo largo de tu corta vida has tomado decisiones que han llevado a otra desembocadura. Te arrepientes y lo peor es que ya no hay vuelta atrás. Pero no se puede vivir con miedo. Con miedo no se llega a ninguna parte. Huir de los problemas solo produce parones en nuestra vida provocando estancamientos y que, a la larga con el tiempo al intentar arreglarlas con el mismo temor de siempre, caigan por su propio peso.
Hablar es muy fácil y lo he demostrado en las anteriores entradas. Pues en algunos mostraba mi intención por olvidarme de aquellas cosas, recuerdos que no merecen la pena que sigan ahí, incluyendo a esas personas que no me demuestran que merecen la pena permanecer en mi vida. Pero no me voy a esmerar en escribir aquí nada sobre ellos, simplemente decir que una aguanta y aguanta las estupideces de la gente pensando “yo también tengo malos días” pero una se cansa de sus bobadas y más cuando se está llegando a tener la necesidad de mantener relaciones y conversaciones maduras y encima te respondan con pataletas de niños mimados y malcriados, que tienen el síndrome de Peter Pan, huyendo de las cosas que la vida les va presentando y no saben explicar ni siquiera los por qué de sus acciones pueriles y, en definitiva, no asumir las consecuencias de sus actos como meros irresponsables que son.  Por eso con este fragmento solo quiero hacer la proclama de mi nueva República en la que ellos quedan exiliados, no son bienvenidos después de tanto tiempo malgastado.
Desde hoy, 07 de marzo de 2011 queda inaugurada la República Independiente de mi vida en la que quedan fuera todo tipo de mediocres, la que voy a vivir yo con quienes verdaderamente están ahí conmigo en las buenas y en las malas y a la que se crearan adhesiones, gente nueva. Una vida libre de miedos, que si me la pego me la pego, que seguro que habrá solución, no exactamente la que espere pero seguro que poco a poco las cosas irán a mejor. La República de una vida alejada de manipulaciones, solo dirigida por mí y no por mis miedos u otros factores externos. Una vida, mi vida, mi camino a seguir, sea en el país que sea y haciendo lo que mi razón y mi corazón me dicten.